Estos son los desafíos de la Iglesia en México de cara a la cumbre de abusos sexuales

Rogelio-Cabrera-David-Ramos-ACI-200219

Rogelio-Cabrera-David-Ramos-ACI-200219

A puertas del inicio de la cumbre convocada por el Papa Francisco en el Vaticano para enfrentar el drama de los abusos sexuales, el Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Mons. Rogelio Cabrera, dijo que los puntos clave son: “No más lentitud, mayor responsabilidad, mayor exigencia y transparencia”.

En septiembre de 2018 el Papa Francisco convocó a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo a una reunión para discutir la prevención de abusos sexuales dentro de la Iglesia.

Este encuentro se realizará del 21 al 24 de febrero en el Vaticano y entre los participantes se encuentra Mons. Rogelio Cabrera, también Arzobispo de Monterrey.

En diálogo con ACI Prensa/EWTN Noticias, Mons. Cabrera aseguró que “vamos en la disposición de compartir las experiencias de todas las naciones donde está presente la Iglesia Católica. Lo primero es un diálogo para ver cómo está la situación en todo el mundo”.

Indicó que durante la preparación para este encuentro, los obispos se reunieron y escucharon a algunas víctimas de abusos sexuales.

“¿Qué es lo que nos ha impactado a nosotros? Ver el dolor que permanece prácticamente durante toda la vida y que un abuso nunca es superficial, toca profundamente la vida de las personas”, dijo.

Otro punto clave es “que los obispos no podemos ya no tomar en cuenta la gravedad de este asunto. Cuando alguien te busca, cuando alguien quiere informarte de una realidad de esta naturaleza ya no hay lugar para lentitud ni para dejar a un lado el problema”.

Tenemos que actuar con caridad, con misericordia, pero también con prontitud. Porque si en algún campo de la vida se requiere ser justos, cuando se trata de este asunto tiene que brillar más la justicia de la Iglesia”.

Días atrás, el Presidente de la CEM reveló que en los últimos nueve años 152 sacerdotes fueron retirados del ministerio tras ser encontrados culpables de abusos. Sin embargo, precisó a ACI Prensa, la CEM no cuenta con muchos más detalles, pues “cada diócesis es responsable frente a la autoridad y frente a la Iglesia para tratar estos asuntos”.

“Cada obispo tiene que informar al Ministerio Público o a la Fiscalía y también tiene que llevar el proceso ante el Santo Padre. Lo único que podemos nosotros enterarnos sin tener cifras, sin tener documentación, es que la Iglesia ha procedido rápidamente cuando se trata de un abuso”.

“Nosotros, por la naturaleza misma de las leyes mexicanas y las leyes eclesiásticas no estamos en competencia de tener la información detallada de cada asunto”, añadió.

Mons. Cabrera dijo que si bien la CEM ha dado pasos importantes contra los abusos por parte del clero, hay más por hacer.

“La Conferencia Episcopal ya tiene una comisión encargada de la tutela de los menores y de los adultos vulnerables. Pero nosotros consideramos que es importante que haya un centro de información general de lo que pasa en el país”, señaló.

Lo que proponen, dijo, es “que los obispos tengan que informar, para tener cifras y para ver cómo se ha solucionado cada caso, sin que nosotros en la Conferencia seamos los responsables de los procesos tanto judiciales civiles como eclesiásticos”.

“También para que en el caso de que en alguna diócesis una víctima no se sienta escuchada o no se haga un tratamiento correcto de su caso, pueda intervenir la Conferencia Episcopal para la búsqueda de solución. Porque de hecho, puede ocurrir que cuando hay una negligencia o lentitud las familias puedan sentirse molestas y buscan otra instancia para presentar su situación”.

El Presidente de la CEM precisó que no se trata de “quitarle el deber y responsabilidad que tiene cada obispo en su propia diócesis”, sino que buscan “ser una ayuda y también un apoyo para los obispos que por alguna razón no tienen las herramientas adecuadas para cumplir con este deber”.

“El obispo es el responsable y nosotros no podemos tener acceso a esa información. Cada obispo sabe lo que ocurrió en su diócesis y si se han cumplido toda la tarea tanto judicial eclesiástica como lo que le toca hacer a la autoridad”, añadió.

Mons. Cabrera señaló que la Iglesia no es la única institución que debe intervenir en los casos de abusos sexuales por parte del clero.

Hay tres instituciones que tienen que ver con este asunto. La primera, la Iglesia Católica que debe informar, no denunciar. La ley nos obliga a informar, y el que informa no está declarando ni culpable ni inocente a nadie. Lo segundo, la familia y las víctimas son los responsables de denunciar a la autoridad civil. Y en este caso, la Iglesia tiene que colaborar en la información que le pidan. Y tercero, el aparato investigador lo pasa a los tribunales y ahí le toca al Poder Judicial castigar al culpable”.

Sin embargo, precisó, la Iglesia tiene el deber de “informar inmediatamente lo que ocurrió y colaborar con las instancias tanto investigadoras como judiciales sobre la posible información que tengamos de aquel que ha sido acusado”.

Nosotros no sentenciamos civilmente, no nos toca llevarlos a la cárcel, eso es deber de la autoridad”, precisó.

El Presidente de la CEM reconoció que “lo que molesta a la gente es que mantengamos el silencio y el secreto y una cosa que hemos decidido en México en nuestros protocolos es que inmediatamente se lleva el caso ante el Ministerio Público”.

“La fuerza del encuentro es el impacto real del problema, que ningún obispo puede venirse quitado de la pena. Es un asunto que nos deja una agenda de trabajo que no podemos soslayar. Y a mí me toca, como enviado a este asunto, llegar y transmitir este espíritu a los obispos de México: no más lentitud, mayor responsabilidad, mayor exigencia y transparencia con las autoridades”, finalizó.

www.aciprensa.com/noticias/estos-son-los-desafios-de-la-iglesia-en-mexico-de-cara-a-la-cumbre-de-abusos-sexuales-22006

About The Author

Radio Católica al servicio de la evangelización de los pueblos. Diocesis de Engativa, Bogotá Colombia

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *